Grupos de Riesgo

El Jefe de Epidemiología ha emitido directrices para personas que tienen un mayor riesgo de enfermedad grave si se contagian con COVID-19. Las directrices van dirigidas a personas de edad avanzada, personas con enfermedades cardiovasculares o personas con neumopatías crónicas.

Entre todos podemos aportar nuestro granito de arena para ralentizar la propagación del virus si

Nos lavamos las manos a fondo y con frecuencia con jabón y agua durante al menos 20 segundos. El uso de un desinfectante de manos también es una buena alternativa.
Tosemos o estornudamos en el codo y no en las manos o en el aire.
Tenemos cuidado de tocarnos la cara lo menos posible con las manos, p. ej., ojos, boca y nariz. Estas son las vías por las que el virus entra en el cuerpo.
Evite los abrazos, besos y expresiones de afecto con contacto físico; una sonrisa es la mejor alternativa.
Use toallitas desinfectantes para limpiar superficies que tocan muchas personas.
Utilice el teléfono u otros dispositivos de comunicación para mantener relaciones, divulgar información y cuidar de aquellos que no tengan una red de asistencia sólida.
Elija los ejercicios que le gusten. Puede practicar ejercicio dentro de casa, bajo la guía de un fisioterapeuta, si procede. La guía sobre rutinas de entrenamiento se puede obtener de la radio, la televisión o Internet.

Lista de instrucciones aplicables a personas en grupos de riesgo

Instrucciones para empleados de residencias y centros de atención diurna
Instrucciones para los usuarios de la asistencia personal controlada por el usuario (NPA) y sus cuidadores
Instrucciones de fácil comprensión para los usuarios de NPA y sus cuidadores
Niños con necesidades de atención especiales en cuarentena
Recomendación relacionada con la COVID-19 para personas con niños y adolescentes con enfermedades crónicas