Aislamiento

El aislamiento es para aquellas personas que tienen un contagio de COVID-19 confirmado pero no necesitan hospitalización. En este caso, tendrá que seguir las reglas de aislamiento domiciliario y permanecer en casa o en un lugar designado por las Autoridades Nacionales de Protección Civil y el centro de salud de cada ubicación. Los profesionales sanitarios estarán en contacto periódico con usted mientras se encuentre en aislamiento. Si hay más de una persona con el diagnóstico de contagio, todas pueden pasar juntas el aislamiento.

Reglas principales para el aislamiento domiciliario:

Debe permanecer en su casa.
Tiene que mantenerse alejado de otras personas.
No puede reunirse con amigos ni familiares.
No puede ir a trabajar.
No puede salir a pasear ni hacer ejercicio.
No puede usar el transporte público.
Puede salir de casa para acceder a la atención médica necesaria, tras consultarlo con un profesional sanitario. Siempre debe llamar con antelación para concertar su visita.
En caso de emergencia, llame al 112.

El aislamiento es una medida más estricta que la cuarentena y establece, por lo tanto, mayores requisitos para la persona en aislamiento que para la persona en cuarentena.

Los otros miembros del núcleo familiar pueden estar en cuarentena en la misma ubicación si prefieren no abandonar la residencia. En este caso, tienen que limitar el contacto todo lo posible con la persona que se encuentre en aislamiento, preferiblemente permaneciendo al menos a dos metros de distancia de la persona contagiada. Si varias personas del núcleo familiar enferman, se ampliará el periodo de tiempo durante el que el resto de miembros de ese núcleo familiar tiene que permanecer en cuarentena.

Aquí puede consultar información fácilmente comprensible sobre el coronavirus. La información la ha elaborado la Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual de Islandia.

¿Cómo se levanta el aislamiento tras un contagio de COVID-19?

Los empleados del equipo de COVID-19 del hospital universitario de Landspítali realizan consultas telefónicas con personas que quedan eximidas del aislamiento.

El aislamiento por COVID-19 puede levantarlo un médico cuando se cumplan las DOS condiciones siguientes:

Han transcurrido 14 días desde el diagnóstico Y
El paciente no ha presentado síntomas durante como mínimo 7 días

Los médicos del equipo de COVID-19 del hospital universitario de Landspítali realizan consultas telefónicas con personas que quedan eximidas del aislamiento.

Condiciones específicas:

Personas asintomáticas: El requisito es que esas personas no hayan tenido fiebre, malestar, tos, dificultad respiratoria ni goteo nasal durante una semana y hayan transcurrido 14 días desde que obtuvieron un resultado positivo en una prueba de detección.
Las personas convivientes que estén en aislamiento y cuarentena juntas: Una prueba de detección puede liberar de la cuarentena a las personas que convivan con una persona en aislamiento una vez que finaliza el periodo de aislamiento de la persona contagiada según la decisión de un médico del equipo de COVID-19. Las personas convivientes recibirán automáticamente un código de barras con una notificación para asistir a la prueba de detección. Las personas convivientes son todas aquellas personas del mismo núcleo familiar, incluidos los niños, que no están completamente separadas de la persona en aislamiento.
Los convivientes que realicen juntos el aislamiento: Una vez el primer miembro del grupo se recupere de la COVID-19, podrá dejar el aislamiento (conforme a lo dispuesto anteriormente), con la condición de que los miembros restantes permanezcan en aislamiento y a distancia de la persona que se ha recuperado. Si no es posible separar la persona recuperada del resto de personas que sigan enfermas, todas deben permanecer juntas y la obligación de aislamiento no se levantará hasta que la última persona quede eximida del aislamiento. Es importante que todos los miembros del núcleo familiar se laven ellos mismos y que limpien la residencia a fondo antes de que se retire la obligación de aislamiento. Convivientes son todas aquellas personas que residen en el mismo núcleo familiar, incluidos los niños.
Profesionales sanitarios: Los profesionales sanitarios siguen las mismas reglas que el resto de las personas. Sin embargo, se deben tener en cuenta las tareas que cada persona realiza cuando regrese al trabajo (grupos vulnerables). Un médico y un supervisor valoran la situación caso por caso.

Instrucciones para personas en aislamiento domiciliario