Aislamiento

El aislamiento es requerido para aquellos que tienen contagio por COVID-19 confirmado o sospechado, sin que necesiten hospitalización. En este caso, estás en aislamiento en tu domicilio (auto-aislamiento) o en un lugar especificado por Defensa Civil o Sanidad. Mientras permanezcas en aislamiento, el personal de tu Centro de Salud de Atención Primaria se pondrá en contacto contigo a diario.

El aislamiento es un recurso más severo que la cuarentena y requiere un comportamiento más estricto por parte del afectado que aquel especificado en las reglas sobre la cuarentena domiciliaria. El aislamiento por COVID-19 dura hasta pasados 10 días de la desaparición de la fiebre. Si tienes confirmada una infección por COVID-19, con ausencia de fiebre, tendrás que repetir la toma de pruebas para el análisis pasado cierto tiempo. Si esta prueba resulta negativa para el virus, se puede levantar el aislamiento.

Los restantes miembros de la casa pueden permanecer en cuarentena en el mismo lugar si no quieren abandonar la casa, pero deberían limitar en todo lo posible el contacto con el paciente aislado, guardando, preferiblemente, una distancia mínima de un metro del afectado. En el caso de que otras personas de la casa enfermen, el tiempo de cuarentena, y el posible aislamiento, se prolongará.

Recomendaciones para el público en general sobre el aislamiento domiciliario