Cómo evitar el contagio

Puede protegerse a sí mismo y a otros del contagio si sigue estas recomendaciones

Lávese las manos con regularidad con jabón y agua, durante al menos 20 segundos en cada ocasión. Se ha preparado un vídeo en el que se muestra la importancia de lavarse las manos como parte del procedimiento para evitar el contagio, versión más larga y versión más corta.
En caso de no tener a su disposición con facilidad agua y jabón, una buena alternativa es usar desinfectante de manos si ha usado una tarjeta de crédito o tocado superficies que tocan muchas personas, como picaportes y pasamanos. El sitio web de la Dirección General de Salud contiene información útil sobre cómo protegerse frente al contagio.
Evite tocarse la cara, especialmente los ojos, la nariz y la boca.
Limpie con mayor frecuencia las superficies más utilizadas.
Si necesita toser o estornudar, hágalo en el codo o utilice un pañuelo desechable. Esto evitará que se depositen gotitas en sus manos. Tenga cuidado de no toser o estornudar hacia otras personas.
Limite el contacto cercano con otras personas, como los apretones de manos y los abrazos. Encuentre otros medios para saludar a otras personas que no impliquen el contacto.
Use mascarillas en los lugares en los que resulte difícil mantener el distanciamiento social. Las mascarillas son un complemento importante para la prevención personal del contagio pero no sustituyen al lavado de manos ni a otras medidas de prevención del contagio.

Se deben usar mascarillas que cubran la boca y la nariz en los casos en los que no se puedan cumplir las reglas de distanciamiento social entre personas no relacionadas. Es importante leer las instrucciones sobre el uso de mascarillas. Esto se aplica, p. ej., al transporte público, incluidos los vuelos nacionales y los ferris de pasajeros.

Recuerde que las mascarillas húmedas y contaminadas son inútiles y pueden aumentar el riesgo de contagio. Además, las mascarillas desechables que se utilizan más de una vez son inútiles y también pueden aumentar el riesgo de contagio. Una mascarilla protectora que no cubre nariz y boca y se lleva en la frente o bajo la barbilla es inútil.

Evite interactuar con personas que tienen síntomas de la gripe.

Si sospecha que está contagiado

Permanezca en casa y póngase en contacto con su centro sanitario, el Læknavaktin (servicio de asistencia médica fuera del horario laboral) en el número de teléfono 1700 o el chat en línea del sitio heilsuvera.is. Los profesionales sanitarios le responderán y asesorarán sobre los pasos siguientes que debe adoptar. Es muy importante que no visite en persona su centro sanitario o la atención sanitaria fuera de horario. Si se le diagnostica COVID-19, la aplicación Rakning C-19 puede ayudarle a recordar dónde ha estado. La aplicación es una herramienta importante en el exhaustivo trabajo realizado aquí en Islandia en relación con la COVID-19.

Heilsugæsla höfuðborgarsvæðisins (HH) (servicios sanitarios del área metropolitana de Reikiavik) y el hospital universitario de Landspítali han unido esfuerzos y preparado un vídeo que contiene instrucciones detalladas sobre los procedimientos de detección de la COVID-19 para el público. Reserve una cita para la prueba de detección.

Si sospecha que alguien cercano a usted se ha contagiado

Tenga cuidado y evite el contacto cercano con la persona en cuestión. Aconseje a esa persona que se ponga en contacto con su centro sanitario, el número de teléfono 1700 o Heilsuvera.is para hablar de sus síntomas y obtener recomendaciones sobre qué hacer a continuación.

Hay disponible información fácilmente comprensible sobre el coronavirus. La información la ha elaborado la Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual de Islandia.

Síntomas principales de la COVID-19

Los síntomas son, en su mayoría, parecidos a los de la gripe. Entre ellos se incluyen tos, fiebre, dolor de garganta, dificultad respiratoria, dolor óseo y muscular, cansancio y síntomas del aparato digestivo (especialmente en niños). La pérdida repentina del sentido del olfato y del gusto también se han notificado como síntomas. La COVID-19 también puede provocar una enfermedad grave con infecciones del tracto respiratorio inferior y neumonía, a menudo observadas como dificultades respiratorias entre el día 4 y 8 de la enfermedad.